Director de Datos

En el nuevo y cambiante entorno que trae la era digital, la información se ha convertido en un activo prioritario dentro de las empresas. Los datos que adquieren los negocios no paran de crecer exponencialmente y en periodos de tiempo cada vez más cortos. Esto hace que las empresas tengan que priorizar la gobernanza y la calidad de los datos, para que esta información repercuta favorablemente en la estrategia de negocio. Es por esto que cada vez son más las empresas que incorporan la figura del Director de Datos o Chief Data Officer (CDO).

Según un informe de la consultora tecnológica Gartner, en 2019 el 90% de las grandes organizaciones contará con un CDO. Alan Duncan, director de investigación de la consultora, considera que el CDO será el embajador de la nueva cultura de la toma de decisiones basada en hechos y evidencias.

El CDO nace para garantizar la correcta interpretación de datos. Para ello, se encarga de analizar, clasificar y convertir volúmenes masivos de información en estadísticas que permitan establecer modelos predictivos y prescriptivos, para así mejorar la toma de decisiones y optimizar el rendimiento de la empresa a través de los datos.

Se trata de un perfil tecnológico con carácter multidisciplinar que actúa como máximo responsable de la gestión de los datos. En algunos casos conviene determinar hasta qué punto  comparte funciones con los directores de otras áreas de negocio o con el  Chief Information Officer (CIO).  El CDO, no obstante, no solo debe entender las necesidades de negocio, también  ser el impulsor de una plataforma de gestión de datos, como uno de los principales activos de la empresa.

La calidad de los datos, por tanto,  es fundamental para la consecución de las estrategias de negocio eficaces, por lo que  una de las prioridades de CDO es impulsar su importancia como una responsabilidad corporativa, a través de su gestión, para así lograr el crecimiento del negocio.

Por otro lado, la alineación de las estrategias de gestión de la información con la de negocio resulta indispensable para que los datos realmente añadan valor a la empresa y se conviertan en una ventaja competitiva. El CDO tendrá que afrontar la gobernanza de datos, proporcionando un modelo coherente y un enfoque global.

Ciertamente, tanto la calidad como el gobierno de datos deben ser asuntos prioritarios para un CDO. De este modo, se garantiza que los recursos están en el lugar adecuado para poder identificar posibles oportunidades y crear valor para el negocio.

<< Volver